Presentamos Vita Simplex

¿Por qué es Vita Simplex importante?
Desde tiempo inmemorial el hombre se ha sentido atraído por lo natural.  Tanto es así, que ni la sedentarización ni la civilización han podido frenar este impulso. A poco que indaguemos en la historia pronto emerge la memoria del sabio, el filósofo, el monje o el asceta que, sin mirar atrás, escoge la senda del sosiego. Sin detrimento del no menos prolífico retiro del hedonista, al que mueve la promesa del lugar placentero.

Pero esto es solo un esbozo, cada sociedad, en cada época, ha sabido revestir esta pulsión de sus propios atributos. Fenómenos como el hacinamiento y la degradación urbanas han acentuado el atractivo de lo natural y la sencillez de la vida campestre. De este caldo de cultivo surgirán numerosas e interesantes propuestas.

Ya en el cambio al siglo XX, surgen en los países más industrializados serias tentativas para superar la dicotomía campo-ciudad y proponer un hermanamiento con lo mejor de ambas esferas. En buena medida ello derivó en un urbanismo periférico de baja densidad. Hoy ya conocemos la gravedad de las múltiples afecciones que la eclosión suburbial ha dejado sobre el territorio y la no menos lesiva alteración en los hábitos que infligió.

¿Qué propone Vita Simplex?
El concepto Vita Simplex nace para dar una respuesta al anhelo de retiro de un modo que resulte acorde con los tiempos. Fruto del análisis y la investigación llegamos a la conclusión de que el refugio contemporáneo debe dar respuesta ineludiblemente a tres demandas esenciales.

En primer lugar ha de cumplir con la condición de densidad. Según nos acercamos al próximo billón de habitantes parece ya seguro que la antigua aspiración a la casa privada -entendida ésta como dominio exclusivo sin interferencias ajenas- está seriamente comprometida. El nuestro es un mundo de densidad e intercambio, asumir esa variable es indispensable para todo refugio actual. En este sentido las poblaciones pequeñas se nos siguen antojando como idóneas en el delicado equilibrio entre vecindad y privacidad.

La simplicidad es un fundamento central en el ideario Vita Simplex. En el interior del impulso de evasión arraiga el deseo de descongestión de los muchos requerimientos de la vida actual. Los hogares que proponemos sirven para simplificar este super-entramado impuesto. Por ello vuelcan la experiencia del habitar en los gestos cotidianos más sencillos: el alimento, el descanso, la conversación… Lo mismo se traduce al diseño del hogar, siempre claro y conciso.

Pero esto no ha de entenderse como un confinamiento en la casa. Muy al contrario, Vita Simplex tiene una tercera dimensión que mira al exterior en busca de relación. Se trata de un principio armónico, en tanto que nos sitúa en el mundo, entretejiéndonos en el gran relato compartido. Y muy especialmente, apelamos al redescubrimiento del vecino como aliado y compañero.

¿Cómo funciona Vita Simplex?
El programa de Vita Simplex se plasma en realidades ya tangibles. Esto es así porque viene acompañado de una clara hoja de ruta que, comprendiendo las dificultades, expone los medios y estrategias para superarlas ¿Dónde ubicar estos refugios?¿Quiénes los habitarán?¿Es económicamente viable? Son todas preguntas que encuentran aquí su debida respuesta.

Como es sabido la mecanización profunda del campo ha alterado la fisonomía del mundo rural. Una consecuencia colateral de este hecho está en la obsolescencia de un buen número de pequeñas parcelas que no mucho tiempo atrás fueron cuadras, establas, gallineros, etc. La majada es su expresión local más reconocida. Por sus dimensiones habituales presentan cualidades suficientes para acoger obras de ampliación con capacidad para el programa doméstico habitual. Esto es, casas de dos plantas, algunas de ellas con semi-sótano, con lo necesario para una pareja o familia joven y con capacidad para aceptar visitas ocasionales.

Tal y como están concebidos los hogares simplex desean atraer a un variado grupo de personas. Desde el ya residente en el campo que desee mudarse o disfrutar de una segunda vivienda, hasta el urbanita en busca de aire fresco, sin olvidar al extranjero de la costa, a quien puede interesar diversificar su estancia, y aquellos otros que van más allá del sol y playa.

Si el espectro es amplio es porque la oferta que planteamos es bastante apetecible, incluso para un contexto como el presente. La clave está en la sencillez, el volumen edificado y, sobre todo, la supresión del factor especulativo. Actuando desde el principio de la auto-construcción, Vita Simplex promueve un urbanismo maduro y responsable, que desde la reforma interior no contribuye a la depredación del suelo.

GÓmez & GOrshkova acompaña todo el proceso desde sus inicios, asesorando en la búsqueda y selección de inmuebles, hasta la gestión de la documentación, la redacción del proyecto, la ejecución y la entrega de llaves en mano.

Deja un comentario