Recuperación de corral

El corral de La Posada había pertenecido al reverso del hogar, tradicional aliviadero de los descartes de la cara domesticada. Su condición de trasera, su acceso un tanto forzado, habían favorecido una dejadez en grado ya inasumible. Durante décadas hizo las veces de vertedero o escombrera ocasional, como reflejo su fachada desgastada, retocada en mil remiendos. En nada ayudó la inopinada implantación de agresivas especies ornamentales por parte de anteriores inquilinos; lo cual, sumado a una fértil tierra, en una de los climas más húmedos de Andalucía, había devenido en un manto de espesa maleza.

corral-blog-2Tras el arduo desbroce se descubre un terreno en pendiente, colmado de escombros y piedras que formaban cúmulos y cercados por toda la superficie. Tanto es así, que el abultado excedente de material permitió elevar el muro pétreo divisorio y plantear una nivelación por bancal. La distinción espacial por alturas supone, a todas luces, la decisión determinante de la intervención. Se establece, por tanto, un área elevada, cobijada de la insolación y de los vientos, como idónea para el esparcimiento, y otra más baja, de sustratos de tierra espesa y húmeda, bien soleada, como reserva para el huerto que se cultivará con la próxima primavera.Pano 14-rcorral-blog-3

El ethos de la reforma pasa por reducir el impacto de la intervención, tratando en lo posible de ceñirnos a la paleta original, sin ocasionar exceso de escombros, ni incorporaciones masivas de nuevos materiales, salvaguardando un medido equilibrio. Fue una labor eminentemente manual, en ocasiones rudimentaria, de architettura povera, si se quiere. La premisa del reciclaje es siempre evidente, incluso en detalles, como la solería resuelta con baldosa hidráulica, o en el mismo revestimiento del muro tapial, logrado a partir de material rescatado de una cercana demolición. Resulta satisfactorio realzar las virtudes de lo olvidado, encontrarle un nuevo giro, en un aggiornamento espontáneo, que en no pocas ocasiones revela posibilidades que de otro modo no se producirían.

Pano 4-rAsí sucede con el cenador abatible. De dos puertas de castaño abandonadas surgió la mesa a la que luego acompañarán sillas y tumbonas plegables; todas recogidas en un mismo plano blanco, con el que se confunde entre la sombra de un ciruelo. Una cortina desmontable protege el conjunto de las inclemencias. Pues si algo se aprende de un proyecto en exteriores es a trabajar, no en el tiempo, sino con el tiempo. Hasta el más pequeño de los gestos ha de contar con el hecho inamovible de que habrá soles de justicia, que jarreará en mayo, que helará enero y granizará en otoño. También la noche y el día imprimen su sesgo, por ello se ha procurado una iluminación que ponga en valor, de forma práctica, los planos esenciales del lugar, la fachada, el muro oblicuo secuenciado por ciruelos, las zonas de estancias, el cenador abatible, las escaleras.corral-blog

A la hora de publicar un trabajo de esta índole siempre asalta la duda de cuándo procede su exposición. Y no sólo por el trasiego estacional. El corral ha sido, siempre lo fue, en esencia cambio, mudanza, lo que aquí vemos es un jalón, posiblemente el más importante en décadas, pero nada más que una sección en un tiempo que se cuenta en décadas, si no siglos. Algunos de los cambios podemos entreverlos, sabemos que crecerá la grama, que el acanto no dará más sombra, que del huerto brotarán calabacines y zanahorias… pero la mayoría nos son extraños, pues serán otras manos y otros pareceres los que los lleven a cabo. Los que aquí participaron se supieron ocupantes en un breve espacio de vigilia.
Pano 12-r

4 Comentarios

  1. Nombre (requerido) vivi sos

    Carlos ha quedado muy bonito y desde luego habeis trabajado un mnton. Tengo ganas de verlo y echarme en la tumboa…besos

    • gomegova

      Pues casi que las vas a estrenar. Han sido muchas semanas de trabajo, esperemos que sean muchas más las que lo disfrutemos.

  2. sol

    Buen trabajo y buenas ideas, sobre todo la de recojer las sillas y tumbonas blancas sobre la pared blanca, me chifla!

    • gomegova

      Muchas gracias Sol, me alegro de que te guste tanto.

      Esa ha sido una parte en la que nos hemos volcado. No fue fácil encontrar las piezas a juego. Hubo que esperar a que llegaran las sillas, las tumbonas, por ejemplo, están lacadas… Hemos cuidado hasta el más pequeño detalle, hasta las hembrillas y alcayatas son lacadas en blanco. Queríamos lograr algo homogéneo que se integrase bien, puediese recogerse dentro del mismo corral y que además fuese resistente y práctico. Ya te mandaré una foto con la cortina puesta.

Deja un comentario